RETENCION INFANTIL

sri1

SISTEMAS DE RETENCIÓN INFANTIL

Estos sistemas de seguridad y protección fueron desarrollados interpretando la anatomía del niño, su crecimiento y las características propias del comportamiento infantil.

En tal sentido, en el estándar de los mismos se reconoce el resultado de una minuciosa investigación a través de los ensayos que se realizan en las pruebas de impactos con simuladores o dummies. Actualmente son simples y, utilizados correctamente, proporcionan gran inmovilización y sujeción, siendo un método confiable en términos de seguridad pasiva.

NORMATIVA Y CONDUCTAS ACERCA DE LA POSICIÓN DEL NIÑO EN EL VEHÍCULO

 Las normas de los diferentes países establecen como promedio que los niños menores hasta 10, 12 o 14 años, según los lugares, deben viajar en los asientos traseros, existiendo también disposiciones en cuanto a los sistemas de retención infantil (SRI), los cuales señalan que los niños con estatura menor de 1.50 m deben ser transportados mediante dichos sistemas.

El ejemplo de los padres

Sin embargo, más allá de estas normas, es fundamental considerar que los niños aprenden conductas por imitación, por lo que es imprescindible que sean los padres los primeros en dar el ejemplo. Si los hijos ven que sus padres se ponen el cinturón, ellos también harán lo mismo y no discutirán sobre el uso de los sistemas de seguridad en cuanto entren al coche. Hay casos en que son los propios niños quienes advierten a sus padres cuando incumplen esta norma de tránsito. Por esta razón, es muy importante que los mayores tengan conductas lo más correctas y ejemplares posibles.

Nunca se debe llevar a niños menores en los brazos en el asiento delantero. Un niño sin sujeción adecuada multiplica por cinco las posibilidades de sufrir lesiones mortales.

 

La conciencia de los conductores

Es necesario destacar la importancia de proteger a los niños y que los conductores sean más conscientes en cuanto a la velocidad. Está demostrado que a una velocidad de 60 km/hr, ningún brazo es capaz de retener a un niño de 18 kilos. En caso de una colisión frontal, se comportaría como si su peso fuese de más de una tonelada.

La utilización correcta de estos sistemas reduce en un 70% el riesgo de muerte en lactantes y en un 54% entre niños de uno a cuatro años.

 

GRUPOS EN FUNCIÓN DEL PESO

Los SRI se clasifican en cinco grupos. Esta clasificación atiende a las características sobre peso del niño. En cada categoría aparece una edad que debemos considerar como guía u orientación:

  • Grupo 0: Para bebés hasta los nueve meses de vida y de peso igual o inferior a 10 kilos. Hay dos opciones: el moisés para recién nacido, que consiste en un capazo rígido colocado en el asiento trasero en posición transversal y enganchado a los cinturones de seguridad, y la silla-cesta pequeña y muy envolvente, que debe ir en sentido contrario a la marcha y puede colocarse tanto en la parte trasera como delantera. El moisés no es tan seguro como la silla, porque su posición transversal no es la más idónea para retener al bebé. Por esta razón se restringe su uso para velocidades no superiores a los 60 km/hr.
  • Grupo 0+: Aproximadamente corresponde a los 12 primeros meses de vida y hasta 13 kilos de peso. Estos bebés viajarán sentados en una silla especial anclada con el cinturón de seguridad en sentido contrario a la marcha.
  • Grupo 1:Entre los ocho y los 12 meses de edad, entre 9 y 18 kilos pueden ir en una silla que se instala bien en el sentido de la marcha o al contrario; en este último caso se fija con el cinturón de seguridad de tres puntos o ISOFIX. Dependiendo del peso se colocará en el asiento trasero.
  • Grupo 2: Los niños entre ocho meses y cuatro años y de 15 a 25 kilos pueden empezar a utilizar el asiento elevador (booster seat) con respaldo, que utiliza el cinturón del vehículo ajustándolo a la altura necesaria. Este asiento se coloca en las plazas traseras mirando hacia delante. Hay que evitar que el pequeño se desplace por debajo del cinturón e intentar retenerlo por la cadera y no por el abdomen para no provocar lesiones de columna. Además de estos asientos existen otros con ajuste de cinturón que no poseen arneses propios.
  • Grupo 3:Los niños con un peso comprendido entre 22 y 36 kilos se acomodarán para realizar viajes en un asiento elevador con regulación de altura. Este sistema permite alzar el asiento para acoplar bien el cinturón del vehículo sobre la clavícula del niño. Para estas edades también es seguro utilizar unos arneses especiales que son el sustituto perfecto de los del coche. Tienen un aspecto similar a los de los pilotos de carreras.

Por otra parte, las recomendaciones de los expertos establecen que los menores deben llevar SRI hasta los 12 años. En este tema debe considerarse muy especialmente el hecho de que el riesgo de sufrir lesiones graves o mortales en un siniestro de tránsito es siete veces mayor en los menores que en los adultos.

sri1

ASIENTOS ELEVADOS (booster seats).

 

¿Qué son?

Los asientos elevados (booster seats) están diseñados para niños que, por sus condiciones antropométricas (altura), ya no pueden usar los sistemas convencionales de retención para niños dentro del vehículo.

 

La importancia de su uso

En la generalidad de los vehículos, los sistemas de retención están diseñados para adultos y no para niños en edad escolar. La imposibilidad de usar las sillas convencionales determinaría que los niños se colocaran los cinturones de seguridad estándar, pero no están diseñados para ellos y, en caso de siniestro, se incrementarían las posibilidades de sufrir lesiones serias a nivel de la columna, cabeza y abdomen.

Como sostiene el Children’s Hospital Boston, “al elevar al niño sólo unas pocas e importantes pulgadas, los booster seats lo protegen de una manera mucho más efectiva que con la simple utilización de los cinturones de seguridad. Con la elevación adicional que proporciona el booster seat, los cinturones de seguridad reposan de una manera apropiada sobre el pecho y las caderas, para ofrecer así la mejor protección en caso de un siniestro vial.

Sin esa elevación adicional, los niños que estuviesen involucrados en un siniestro de tránsito estarían en riesgo de sufrir lesiones serias a nivel de la columna, cabeza y abdomen”.

Los booster seats reducen el riesgo de lesiones en un siniestro vial hasta en un 60% entre los cuatro y los ocho años, si comparamos la misma situación con la sola protección del cinturón de seguridad.

El asiento elevado (booster seats) protege a los niños y salvavidas.

Los niños que ya son demasiado grandes para los asientos de seguridad para menores (generalmente a partir de los cuatro años de edad y 18 kilos de peso) deben estar debidamente asegurados en asientos elevados hasta que tengan por lo menos ocho años de edad o midan 1.46 metros de altura.

La información relativa al 60% de disminución del riesgo también surge de un estudio entre niños de cuatro a siete años, realizado por la Sociedad de Seguridad de Niños Pasajeros, en un proyecto de investigación patrocinado por el State Farm, en el Hospital de Niños de Filadelfia.

Otra investigación ha demostrado que los niños de dos a cinco años de edad que comienzan a usar el cinturón de seguridad para adultos demasiado temprano tienen un riesgo cuatro veces mayor de sufrir lesiones en la cabeza durante un choque automovilístico. Muchos padres tienen la falsa impresión de que los niños que son demasiado grandes para el asiento de seguridad para menores ya pueden comenzar a usar el cinturón de seguridad, pero esto no es cierto. Durante un choque automovilístico, los cinturones de seguridad que están diseñados para los adultos no sirven para asegurar debidamente a los niños.

El asiento elevado evitará que los menores sean lanzados fuera del vehículo o den vueltas dentro de él durante un choque automovilístico.
Si un niño mide menos de 1.46 metros necesita un asiento elevado.

CONSEJOS DE USO

  • Los adultos deben usar siempre el cinturón para su seguridad y para dar ejemplo a los niños.
  • No arrancar el automóvil hasta que el niño esté bien sujeto; el niño debe entender que su seguridad no es un castigo, sino lo mejor para él.
  • No llevar al niño en brazos bajo ninguna circunstancia.
  • Supervisar periódicamente que la silla sea adecuada a su talla y peso para garantizar su protección.
  • Si la silla tiene aditamentos que permiten adaptarse al crecimiento del niño (reposacabezas, arneses, etcétera) éstos se deben ajustar para su protección y confort.
  • El niño debe ir siempre con un sistema de seguridad homologado.
  • La silla debe instalarse correctamente con el cinturón en el vehículo.
  • Si la instalación de la silla es en sentido inverso a la marcha, nunca debe colocarse delante de una bolsa de aire frontal de pasajero, que en caso necesario se deberá desconectar.
  • La silla debe quedar firmemente sujeta al asiento del vehículo, de modo que se elimine cualquier movimiento entre el asiento y la silla, ya sea lateral o longitudinal.
  • Es muy importante el recorrido del cinturón de seguridad (o del arnés) sobre el cuerpo del niño: nunca debe ir por encima del cuello, sino ajustarse lo más bajo posible sobre las caderas, además de que deben evitarse las holguras.
  • Los moisés y las sillas-cesta siempre deben ajustarse de manera que el extremo de la cabeza esté enfrentado a la parte media del vehículo. De este modo, puede evitarse un golpe directo en la cabeza del niño en caso de choque lateral.
  • Nunca se deben transportar objetos pesados o con cantos agresivos, sueltos en el interior del vehículo, puesto que, en caso de colisión, se convertirían en “proyectiles”.
  • Hay que leer todas las advertencias e instrucciones de instalación, tanto en el manual del propietario del vehículo como en el manual de instrucciones del SRI.

 

JAMÁS NEGOCIE LA SEGURIDAD,  BAJO NINGÚN CONCEPTO PERMITA:

  • QUE EL NIÑO VIAJE EN EL ASIENTO DELANTERO HASTA EN TANTO NO TENGA LA EDAD REGLAMENTARIA Y EL FÍSICO ADECUADO PARA HACERLO.
  • QUE EL NIÑO VIAJE SIN UN ELEMENTO DE RETENCIÓN.
  • QUE VIAJE PARADO EN MEDIO DE LOS ASIENTOS DELANTEROS.
  • QUE SE PONGA DE RODILLAS O EN CUALQUIER POSICIÓN INCORRECTA EN LOS ASIENTOS POSTERIORES.
  • QUE SE ACUESTE EN LA PARTE TRASERA JUNTO AL CRISTAL.
  • QUE VIAJEN MÁS NIÑOS QUE LOS DISPUESTOS POR LA LEY Y POR LAS PLAZAS DEL VEHÍCULO. 

sri2