RIESGOS POTENCIALES

El transportarse en un vehículo de dos ruedas, tanto motocicleta como bicicleta, implica riesgos potenciales que le son inherentes por presentar escasa o nula protección física a los usuarios y al compartir el espacio de tránsito con automóviles, autobuses y camiones de carga.

Ante una colisión con otro vehículo o choque contra un objeto fijo, el motociclista y/o su acompañante tienen mucho más probabilidades de resultar lesionados que en el mismo tipo de siniestro viajando en un automóvil.

A las conductas riesgosas de los motociclistas , se suma muchas veces el no uso del casco protector, principalmente en lagunas localidades del interior del país, a pesar de que la ley marca su uso obligatorio. La gran mayoría, más del 90 % de los siniestros con motocicletas, ocurre en las zonas urbanas, Si bien aun no registros estadísticos confiables, ello puede ser estimado.

Por supuesto que los muertos en este tipo de siniestros son personas muy jóvenes en su gran mayoría.

Estudios científicos afirma que viajar en motocicleta implica un riesgo 50 % mayor de tener un siniestro en relación a viajar en un automóvil.
Existe una necesidad de capacitación acerca del entendimiento y el manejo de situaciones de riesgo.
Es indispensable controlar a conductores sin licencia así como la emisión de éstas con base en el conocimiento de la operación de las motocicletas.
No existe una cultura de cortesía ni tolerancia entre los usuarios de las vías.
La información sobre seguridad vial no ha sido transmitida a los usuarios de motocicletas. Deben considerarse las características especiales de los motociclistas en el diseño de las calles y carreteras.

Estas conclusiones nos hablan de la imperiosa necesidad de tomar acciones urgentes en materia de prevención de los siniestros viales de motos y motocicletas una conciencia vial y el problema que se genera ante el gran incremento del parque automotor de motocicletas así como, las consecuencias que los siniestros de transito con este tipo de vehículos provocan.

EL USO DEL CASCO COMO ELEMENTO QUE SALVA VIDAS Y DISMINUYE LA GRAVEDAD DE LAS LESIONES EN LA CABEZA.

Más allá de que no solo un ocupante de una motocicleta o un ciclista puede recibir lesiones en la cabeza, es indudable que ésta es la parte del cuerpo más vulnerable y de afectación clara cuando la, o las personas, salen despedidas del vehículo a consecuencia de una colisión.
El riesgo de circular en moto se agrava cuando:

1) Las personas que viajan en ella no se colocan el casco de protección.
2) Los cascos no reúnen los requisitos de calidad necesarios y en una colisión no tienen la eficacia esperada.
3) Los cascos se llevan mal colocados por ejemplo, la correa suelta que hace que ante una colisión el casco vuele de la cabeza y que la misma golpee contra objetos duros o rígidos como el pavimento.

EL CASCO PROTEGE LA CABEZA

Es importante conocer la anatomía de la cabeza para comprender el mecanismo de las lesiones que se producen en la cabeza y el cerebro.

TRES FUNCIONES BÁSICAS DEL CASCO.  Ante el impacto de una fuerza o colisión en la cabeza:

  • Reduce la desaceleración del cráneo y, por lo tanto, el movimiento del cerebro al absorber el impacto. El material mullido incorporado en el casco absorbe parte del impacto y, en consecuencia, la cabeza se detiene con más lentitud. Esto significa que el cerebro no choca contra el cráneo con tanta fuerza.
  • Dispersa la fuerza del impacto sobre una superficie más grande, de tal modo que no se concentre en áreas particulares del cráneo.
  • Previene el contacto directo entre el cráneo y el objeto que hace impacto, al actuar como una barrera mecánica entre la cabeza y el objeto.

ESTRUCTURA

El armazón.  Es la capa externa resistente del casco, que distribuye el impacto sobre una superficie grande y de ese modo aminora la fuerza del impacto antes de que llegue a la cabeza. El armazón está diseñado para comprimirse cuando choca contra algo duro. Brinda protección contra la penetración de pequeños. Objetos agudos que se desplazan a alta velocidad y también la espuma interior del casco protege contra abrasiones y golpes durante el uso cotidiano. Estos requisitos implican que el armazón debe ser duro y por lo general tener un exterior pulido.

El relleno que absorbe el impacto. Está hecho de un material acolchonado y elástico, 149 por lo general poliestireno expandido, comúnmente llamado “telgopor”. Esta capa densa amortigua y absorbe el impacto cuando el casco se detiene y la cabeza continúa en movimiento.

La espuma interior. Es la capa blanda de espuma y tela que está en contacto con la cabeza. Contribuye a mantener cómoda la cabeza y a que el casco se ajuste apropiadamente

El sistema de retención o barboquejo. Es el mecanismo que mantiene el casco en la cabeza durante una colisión. Hay correas unidas a cada lado del casco. Las correas que van a la barbilla y el cuello están específicamente diseñadas para que el casco se mantenga en su lugar durante un impacto y deben estar abrochadas correctamente para que el casco proteja según se pretende.

 

No olvidar:

  • Los cascos reducen el riesgo de mortalidad y de lesiones causadas por colisiones de motocicletas y bicicletas.
  • Disminuyen el riesgo y gravedad de los traumatismos en alrededor de un 72%.
  • El uso del casco disminuye hasta en un 39% las probabilidades de muerte, las cuales dependen de la velocidad de la motocicleta.
  • Las lesiones de los motociclistas que no usan casco imponen altos costos hospitalarios.
  • El riesgo de sufrir una lesión o de morir a causa del tránsito es mucho más alto para los motociclistas que para los conductores de vehículos de cuatro ruedas.
  • Los traumatismos craneales y cervicales son las principales causas de muerte, lesiones graves y discapacidades entre los conductores de motocicletas y bicicletas. En algunos países se estima que los traumatismos craneales provocan hasta 88% de esas defunciones.
  • El uso correcto del casco disminuye considerablemente el riesgo y la gravedad de los traumatismos craneales.
  • Los programas que establecen y hacen cumplir la reglamentación sobre el uso obligatorio del casco son eficaces para aumentar las tasas de uso de estos y, de ese modo, reducir los traumatismos craneales y las muertes.